Biomecanics: ¿Realmente es esencial el estabilizador en los zapatos infantiles?

Biomecanics y el estabilizador en los zapatos infantiles

El calzado infantil es un elemento fundamental en el desarrollo de la pisada de los más pequeños. Por ello, es imprescindible ser cuidadosos en la elección del calzado infantil y tener en cuenta diferentes características que puedan contribuir al crecimiento del pie de una manera adecuada y cómoda.

Y es que los zapatos, además de funcionar como un complemento estético, nos protegen de diferentes adversidades externas como el frío, los terrenos en desnivel o la sujeción en cada pisada. Además, cuando se trata de calzado infantil, es importante tener en cuenta aún más estas consideraciones ya que un calzado erróneo o de mala calidad puede provocarle al niño o a la niña un mal desarrollo en los pies e incluso en su forma de andar.

Precisamente por esto, en Biomecanics se caracterizan por contar con una amplia variedad de hormas con las que conseguir que los más pequeños sientan comodidad en cada pisada. Con Biomecanics es lo más parecido a andar descalzo.

En Biomecanics se adaptan a las necesidades particulares de cada etapa de crecimiento, diseñando un calzado que proporciona estabilidad y seguridad en niños que comienzan a dar sus primeros pasos.

Es precisamente en este momento de la niñez cuando es fundamental contar con un zapato con el que se garantice un buen desarrollo de la pisada, de las articulaciones e incluso de los ligamentos. Por ello, es muy importante contar con unos buenos zapatos que respeten la ergonomía y la comodidad de los pies.

Beneficios de elegir un buen calzado infantil de Biomecanics

Un buen calzado infantil para los niños es garantía de seguridad. Biomecanics permite un correcto desarrollo de sus pies, sin dificultar su crecimiento ni forma de caminar. De hecho, la forma en la que pisamos durante la niñez marcará nuestra manera de caminar durante la etapa adulta e incluso evitará posturas incorrectas y posibles problemas relacionados en el futuro. Además, debemos tener en cuenta que hasta aproximadamente la adolescencia los pies son mucho más cartilaginosos por lo que su sensibilidad y vulnerabilidad también es mayor.

Biomecanics, garantía de seguridad para un buen desarrollo

Características de un buen calzado infantil

Ahora que ya sabemos la importancia de un buen calzado infantil, es momento de conocer cómo debe ser dicho calzado. Es cierto que la estética y el diseño tienen importancia, sin embargo, no deben ser los motivos principales por los que un zapato infantil debe ser elegido. Es fundamental que esté fabricado con un buen material flexible y transpirable. Además, la suela del calzado debe estar hecha con materiales antideslizantes y flexibles.

Te interesará  La educación, el principal gasto de las familias numerosas según una encuesta de FANOC

También es importante que el calzado sea ligero y que el talón se encuentre liberado para que ayude a la estabilidad del pie sin necesidad, es decir, no debe ser una estructura rígida que impida el libre movimiento. Es importante que la sujeción esté contemplada a la vez que un cierre sencillo y que ajuste sin apretar en exceso. El zapato debe quedar por debajo de los huesos del tobillo para evitar presión y no condicionar la movilidad a la hora de caminar.

¿Por qué el estabilizador es importante?

El estabilizador blandito de Biomecanics ha supuesto una revolución en cuanto a innovación y mejora de la biomecánica del pie, ya que ha permitido eliminar los contrafuertes y refuerzos que oprimían al pie, para darle la libertad que necesita, todo ello sin perder el equilibrio aprendido, por ello es lo más parecido a caminar descalzo.

Además, los calzados de Biomecanics se caracterizan por ser muy flexibles gracias a las indicaciones que el Instituto de Biomecánica de Valencia y a  los materiales con los que están hechos.

Y es que los estabilizadores realmente son imprescindibles cuando se trata de estabilizadores flexibles y blandos con los que permitirle al pie mantener un equilibrio óptimo y de manera segura en los primeros pasos. Los contrafuertes o refuerzos duros y rígidos, por el contrario, dificultan un buen desarrollo de los pies

Por tanto, los estabilizadores externos son un elemento imprescindible a la hora de conseguir la estabilidad que los más pequeños necesitan y sin olvidar la libertad de movimiento de las articulaciones. El calzado infantil de Biomecanics cuenta con un estabilizador blando diseñado para no oprimir y conseguir así un libre movimiento de la zona.

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación / 5. Recuento de votos:

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *